MIS MEMORIAS (JORGE MERLO):
domingo, 14 de agosto de 2011

Mis memorias:

Me presento: me dicen la beesa, que no deja de ser un apodo muy cariñoso y sugerente. Nací en Birmingham, Reino Unido en el año 1947 pero como el cura estaba de vacaciones, me matricularon -bautizaron en 1948 y de la bruma y la lluvia de mi ciudad, me embarcaron a la Patagonia Argentina donde, según parece estuve sometida a trabajos forzados por muchos años, pero feliz de ser útil a los varios dueños que me poseyeron de los que no recuerdo nada ahora ni han dejado rastro en mi historia clínica asi que esa parte de mi vida esta envuelta en una especie de nebulosa pero no tengo traumas evidentes, asi que seguramente fui muy querida.

Me gusta pensar que alguna vez llevé algún enfermo , o a un médico a atender un parto o infinidad de veces a mis dueños al trabajo, a una fiesta con regreso templao incluído etc. porque en aquellos tiempos no había taxis ni mucho transporte público asi que seguro fui muy útil en muchas cosas. Tengo el recuerdo vívido de que en mi depósirto de combustible no siempre había líquido de calidad, pero no pasó de ser solamente algun dolor de cabeza que siempre se pasaba rápido.

Me dijeron alguna vez que como en Inglaterra por esos tiempos el gobierno decía que "export o die" esto es exportar o morir, y como ya habían muerto demasiada gente en las guerras de Europà, me cambiaron por alimentos, trigo, millo, carne vacuna etc. que Argentina producía en exceso asi que es doble mi orgullo de haber servido para alimentar a los de Inglaterra y transportar a los de Argentina.

Y en Argentina me cuidaron como pudieron, a veces me arreglaban con alambres como se dice pero, como yo soy una chica simple, con poco cariño seguí ronroneando y todo era muy feliz en mi vida no se si porque siempre la juventud es hermosa y uno casi siempre tiene un buen recuerdo de esa etapa de la vida o porque yo siempre fui muy optimista.

El hecho es que un día comenzaron a llegar una chicas de "afuera", sin avisar, a traición, digo de afuera porque muy rapidamente me sentí ciudadana de mi nuevo país. Como les decía aparecieron chicas con otras vestimentas, colores, motores de varios cilindros,arranque eléctrico !!!! y sobre todo eso!!! arranque eléctrico y entonces todo se fue paulatinamente al carajo. Claro; quien iba a querer a una chica simple que dejaba el rastro de fluidos por donde pasaba comparada con otras que apenas se oía su motor, eran muy veloces, limpias y sin mantenimiento, y sobre todo con luz trasera que se veía de lejísimos!!!.

Estuve al borde de la depresión.

Para colmo un día sucedió algo que me adormeció los sentimientos y creo que salvó mi vida;les cuento:

Como mi dueño de entonces estaba enamorado de las japonesas que habían llegado para quedarse, me desatendió totalmente y un día el carburador se rebosó y una chispa de la magneto encendió la gasolina y como pueden imaginar, todo lo de goma y muchas partes de mi aluminio se perdieron en el incendio.No hubo ya para mi esperanzas de seguir caminando porque no había repuestos, ni nadie con ganas de verme funcionar asi que para no tirarme al vertedero me dejaron en una nave tapada con una lona .

El sueño duró muchísimos años, traté de desconectar mis sentidos lo mas que pude, sólo conservando el recuerdo de la lluvia y el verde de Inglaterra y los árboles repletos de manzanas y peras de Rio Negro que por cierto es la provincia argentina donde vivía. Especialmente recuendo el Rio Negro que tiene un agua transparente y llena de peces hermosos.

Rodeada de silencio y sin poder ver nada, a veces oía gente que entraba a la nave y se iba sin decierme nada, seguramenter ignorando que debajo de esa lona estaba yo, deseosa de volver a ser útil, pero nada y la soledad fue tremenda.

Como soy una dama de hierro, aguanté como pude, los inviernos interminables y los veranos encerrada, sin ver las flores ni los niños.

Un día ocurrió un milagro.

Cuando ya no tenía casi esperanzas, llegó un tío muy decidido a llevarme con él y pude escuchar que casi no regatéo el precio con mi antigua dueña quien me había heredado de su padre.

Y de a cachos como estaba, me subió él solito a su camioneta, fijándose muy bien de no dejar nada atrás aún con un viejo sidecar que el abuelo había intentado engancharme , sin saber el muy ignorante que no estoy preparada de nacimiento para llevar sidecares.

(Ver dato adjunto: yo soy la de la izquierda; la de la derecha es mi  antigüa dueña que aunque estaba bastante buena ella, era una bruja por tenerme encerrada).

Era de noche y fueron trescientos kilómetros que recorrimos desde donde vivía a mi nueva casa, y fueron trecientos kilómetros de estrellas que son las mejores estrellas que pueden ustedes imaginarse las que vi en ese largo viaje de renacimiento.

Mi nueva casa era otra cosa, llena de amor y delicadeza, con un trato acorde a lo que siempre fui.

Me dieron una habitación para mi solita, y no lo podía creen luego de haber estado años en la oscuridad y el frío debajo de la lona.

En mi nueva casa vivía Pablo, un chiquito que cuando me miraba  se le encendían los ojos y siempre preguntaba cómo sonaba el motor, y que siempre estaba muy enganchado con el ordenador. Marina la jefa de la casa, que se enamoró de mi de primera vista-de hecho el primer viaje que hice lo hicimos juntos-pero eso vendrá luego. Y Jorge que fue el que fue a rescatarme y todavía me quiere.

Y luego fue lo típico, tratar de conseguir todo lo más original posible salvo por ejemplo el pistón que como no se conseguía, usaron uno de Peugeot 405 (creo) Tuvieron muchos inconvenientes para que volviera a funcionar pero mis nuevo dueño,  aun sin saber mucho de mecánica y buscando ayuda de expertos lograron que vuelva a arrancar y me di el gusto de llevarlos por muchos caminos y experiencias. Recuerdo que el primer viaje lo hicimos los tres con un calor de 36 grados hasta la ciudad donde vivía una amiga de Marina a50 kilómetros y recuerdo también los ojos de la gente que nos vió pasar cómo se les veía en su expresion algo como de nostalgia mezclada con admiración y un poquito de pena por mí, aguantando a dos con casi 40 grados!!!

Entonces comenzó una nueva vida para mi porque al poco tiempo me llevaron a otra casa y me dijeron que no me preocupara que pronto volverían a buscarme para llevarme de vuelta a Europa de donde había salido mas de 50 años antes ( les digo que ya casi ni me acordaba).

Y cumplieron su palabra y en barco llegué al mejor lugar del mundo que existe para ir en moto porque siempre es primavera: la isla de Gran Canaria donde me recibieron como una reina, y lo que más me llamó la atención es que aquí hay muy buen entendimiento entre nosotras las veteranas inglesas y las ya tambien veteranas japonesas (que para todos pasan los años) y la verdad que si alguna vez hubo discordia ahora ya nadie se acuerda de eso y la convivencia es perfecta; con decirles que en La Galera,  donde vivo ahora , hay compañeras de varias nacionalidades y la edad ya ha dejado de ser un problema.

Por supuesto que tuve que ponerme al día y como aquí hay un mecánico muy cariñoso que se llama Pepe Martín y que consigue todas las partes necesarias para que me vea espléndida, he recibido todo tipo de atenciones, calzado, motor y caja renovadas y como les digo, infinidad de detalles. Estoy de nuevo muy feliz y viviendo una nueva vida que en algún momento, la verdad, dudé que pudiera llegar.

El último acontecimiento feliz fue el encuentro con mas de 60 compañeras de todas las marcas con las que dimos varios paseos hermosos, dormimos todas juntas en Firgas en un lugar precioso sin ningún inconveniente ni contratiempo y en un ambiente de fiesta y respeto mutuos.

Lo que más me cuesta entender de los humanos es cómo cambian de gustos, sobre todo en el tema del arranque eléctrico!!!!!!!

Tengo muchísimas historias mas que contar en mi larga existencia pero hasta aqui sólo les dejo un abrazo enorme a todos.

                        Su humilde servidora, B.S.A. mod. B33 de 500 c.c.

Continuará...........................

Modificado el ( domingo, 14 de agosto de 2011 )